domingo, 8 de enero de 2012

Té helado


Es el dulce que me bebe. Una aventura en los mil mundos que existen detrás de la pared de su habitación. Las palabras me perforan. Los pensamientos son nudos. Cierto es que encontré el cielo en su boca. Nadie lo sabrá pero quizá perciban que jamás me había tomado en serio. Un paisaje que persiste sin ser fotografiado, existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario