jueves, 1 de agosto de 2013

Preferiré


...el shock compartido entre los ruidos controlados que surgen como si las cuerdas de la guitarra fueran alambres de púa, girando en torno al ritmo que en espiral se va cerrando sobre  el redoblante, arrastrando hasta allí todos los sonidos, armónicos y feedbacks que harán vibrar el ánimo de incandescentes jóvenes dispuestos a gritar agradecidos cuando el rito cese. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario